Cuando eran niñas Andrine y Ada Hegerberg querían ser futbolistas profesionales. Mientras crecían veían películas de princesas Disney, esas donde los sueños de sus protagonistas terminan convirtiéndose en realidad. Ellas no tuvieron una hada madrina o unos frijoles mágicos, preferían creer en sí mismas y trabajar duro para lograrlo.

Primero fue Andrine que decidió calzarse los botines. Su hermana menor, Ada no estaba muy interesada. Pero después de un tiempo, al ver jugar a Andrine, la pequeña Ada se quedó maravillada con los movimientos y jugadas que veía con el balón. Entonces decidió seguir los pasos de su hermana mayor.

La promesa que inició su carrera

Nacieron en Molde, una ciudad costera en la provincia de Møre og Romsdal, Noruega. Pero crecieron en Sunndalsøra, donde jugaron por el club Sundall Fotball. Ahí demostraron que no eran unas simples niñas que gustaban de patear un balón por diversión. Eran dos hermanas que tenían talento. Velocidad, técnica y fuerza. Las ponían juntas y eran imparables.

Pero lo que llamaba mucho la atención era la sincronía de sus movimientos. Andrine hacía un pase y Ada ya estaba ahí para recibirlo. O si Ada hacía un tiro a la portería, Andrine estaba preparada para rematar si era necesario. Era casi como telepatía.

Ambas han dicho que tiene un muy alto nivel de comunicación, son muy unidas. Eso facilita la vida en general y su química en la cancha. Además que tienen una meta. Un sueño que comparten desde niñas y que han jurado hacer realidad: el poder jugar por su selección, juntas.

En el 2007, su familia se mudó a Kolbotn, donde las hermanas no perdieron tiempo e ingresaron al club local, Kolbotn IL.

El sueño se hace una realidad

Fue duro para las hermanas, pero sólo les enseñó que debían entrenar mucho más.

Ambas fueron parte del equipo noruego en la copa mundial sub 20 del 2012. En el partido contra Canadá, las hermanas fueron protagonistas de la victoria noruega. Cada una anotó un gol, dejando el marcador 2-1.

El viaje al extranjero

Las dos estaban llegando muy lejos, juntas seguían siendo una combinación fuerte. Pero entonces llegó un momento decisivo en la vida de las hermanas. En ese mismo año, tras una decisión personal,  Andrine decidió mudarse a la liga sueca, con el Goteborg FC. Ella quería buscar mejorar por su cuenta, que no podía estar siempre junto a su hermana. Ada aceptó la decisión de su hermana.

Pero un año después, Ada ingresó a un club icónico en Francia, el Olympique Lyon, el cual es su club hasta la fecha. Ada es una pieza clave en el Lyon, donde ha tenido 46 participaciones y ha anotado 59 goles.

Andrine, por su parte no le fue muy bien en su club Goteborg. Tuvo 39 participaciones pero ningún gol hasta la fecha. Oía los éxitos de su hermanita, pero eso no la deprimía, ni le tenía rencor. Al contrario, estallaba de orgullo al saber que su pequeña hermana, la que no tenía interés en el fútbol desde el principio había llegado tan lejos. En especial cuando Ada ganó el premio a Mejor Jugadora de Europa, por encima de la misma Marozsán. Se convirtió en la primera mujer en obtener el galardón. Andrine estaba muy feliz y orgullosa de su hermanita.

Solas son impresionantes, juntas son imparables

Primero veamos a Andrine. Su posición es de centrocampista y los pases son su fuerte. Es bastante rápida y su dominio del balón es indiscutible.

Luego está Ada. Su posición es delantera y al momento de atacar es bastante decidida. Es rápida y sus tiros son fuertes y precisos.

Las hermanas tienen una sincronía impresionante en el campo. Donde Andrine pone el balón, Ada está preparada para anotar. Ellas demuestran que la comunicación entre los miembros de un equipo es vital para un buen dominio de juego. El conocer a tus compañeras, saber cómo juegan y contar con ellas son un camino que te llevarán a la victoria.

El fútbol femenino se caracteriza por ser más técnico y eso, no se consigue sin una buena comunicación entre los miembros de un equipo. Algo que las hermanas Hegerberg han demostrado y lo seguirán haciendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.